The Beatles al Teatro

Ahora nos doran una vez más la píldora en la zona donde más nos duele: El beatlefan que forma parte ya de nuestro sistéma orgánico.