Now Reading: Victoria histórica de la derecha en las elecciones en Aotearoa, Nueva Zelanda, Kim Dotcom el responsable.

Loading
22 septiembre, / Christian Cebolledo

Victoria histórica de la derecha en las elecciones en Aotearoa, Nueva Zelanda, Kim Dotcom el responsable.

svg6

El Partido Nacional y el Partido Laborista, dos caras de la misma moneda

nz1

El pasado fin de semana los habitantes de Nueva Zelanda votaron en elecciones nacionales para elegir mandatario y miembros del parlamento. Los dos principales candidatos a dirigir el país fueron los abanderados del Partido Nacional y del Partido Laborista.

Por un lado se encuentra John Key, actual Primer Ministro y líder del Partido Nacional. John Key buscaba ganar su segunda reelección y así poder estar al frente del país oceánico durante un tercer mandato.

El programa político del Partido Nacional es pro-empresarial. Su programa político consiste en adelgazar el mal llamado “estado de bienestar” capitalista, la privatización de algunas empresas estatales, la reducción de impuestos al ingreso, la anexión de Nueva Zelanda a tratados como el Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica (TPPA), el fomento de la inversión privada extranjera, etc. En el espectro político tradicional esta ubicado como un partido de centroderecha.

Por el otro lado se encuentra el Partido Laborista y su candidato David Cunliffe. Cunliffe asumió el liderazgo del partido en septiembre del año pasado en medio de una profunda crisis política interna de su partido.

El Partido Laborista es considerado una versión “lite” del Partido Nacional. Aunque de hecho algunas posiciones políticas del Partido Nacional son más progresistas que las del Partido Laborista. Una de ellas es la cuestión de la edad de jubilación, el Partido Laborista busca incrementar la edad de retiro de 65 a 67 años, propuesta que el actual primer ministro John Key ha rechazado.

Respecto al tema de ahorros para el retiro, el Partido Laborista ha prometido volver obligatorio que los trabajadores y trabajadoras contribuyan de forma individual al esquema público de ahorros de retiro del estado, esquema conocido como KiwiSaver. El Partido Laborista fijará la tasa de contribución mínima que los trabajadores tendrán que aportar según las demandas cambiantes del flujo monetario de la economía. Esta medida va encaminada al objetivo de desplazar el sistema de pensión universal que actualmente existe en Nueva Zelanda a un modelo individual donde la mayor parte de los ahorros para el retiro dependerán de la capacidad económica y los ahorros personales que las personas hayan logrado acumular durante su vida laboral. En lugar de fortalecer el sistema de pensión universal como principal fuente de ingresos de las y los trabajadores jubilados, el Partido Laborista busca relegarlo a una segunda fuente de ingresos.

También el Partido Laborista ha buscado elevar su nivel de popularidad entre el electorado conservador neo zelandés a través de fomentar una política discriminatoria y recriminatoria contra los inmigrantes. Durante la campaña electoral Cunliffe culpó a los inmigrantes e inversores extranjeros del elevado precio de vivienda y del desempleo. En consecuencia una de sus promesas de campaña fue reducir la inmigración anual neta actual de 40,000 inmigrantes por año a números totales de tan solo 5,000 hasta 15,000 por año.

En la misma dirección prometió expulsar a los inmigrantes de las ciudades. Es sabido que en algunos países los requisitos para poder obtener una visa esta basado en un sistema de puntos donde el solicitante debe obtener un puntaje mínimo necesario para poder obtener la deseada visa. Cunliffe prometió cambiar el actual sistema migratorio para ofrecer a los inmigrantes puntos extra si estos aceptaban vivir fuera de las ciudades del país.

Consignas xenófobas como el “no queremos ser arrendatarios en nuestra propia tierra” y “la tierra es nuestro derecho de nacimiento” enmarcaron la campaña del candidato del Partido Laborista.  La primera podría parecer una consigna progresista, sin embargo analizando el contexto veremos que es abiertamente xenófoba. Primero porque ignora el hecho de que los habitantes de Nueva Zelanda ya somos arrendatarios en este país debido a que las tierras productivas y zonas habitacionales son actualmente propiedad privada en su mayoría de gente acaudalada de nacionalidad neo zelandesa. Y segundo porque el candidato del Partido Laborista a utilizado esta frase para repudiar el hecho de que algunos empresarios y empresarias de nacionalidad neo zelandesa han recientemente vendido su títulos de propiedad a personas con un pasaporte distinto. Esta es una consigna xenófoba camuflada de progresista. Los laboristas no se oponen a seguir siendo arrendatarios en su tierra siempre y cuando el arrendador siga siendo neo zelandés, lo que repudian es el hecho que el arrendador sea de nacionalidad extranjera.

Además de prometer reducir el número de inmigrantes en el país y fomentar su expulsión fuera de las ciudades, el partido Laborista también ha enarbolado como propuesta de campaña el prohibir que extranjeros puedan comprar vivienda. Esto forma parte de una campaña xenófoba del Partido Laborista de utilizar a los extranjeros como chivos expiatorios de la actual crisis económica. El problema del elevado precio de vivienda no se resuelve prohibiendo que extranjeros puedan comprar vivienda -como el Partido Laborista y amplios sectores de la izquierda neo zelandesa secundan, sino prohibiendo y sancionando la especulación de la vivienda como tal, la cual actualmente es realizada en su mayoría por arrendadores neo zelandeses con total impunidad.

El Partido Nacional y el Partido Laborista son dos caras de la misma moneda. Las políticas económicas de ambos son en esencia lo mismo. Un cambio de gobierno no representaría un cambio de timón rumbo a la izquierda. En el espectro político ambos son partidos políticos de centroderecha.

Resultados electorales

nz2

Días antes de las elecciones todo parecía indicar que el número de votantes en estas elecciones sería mayor debido a que el número de votos anticipados fue el más alto en la historia de este país, aumentando más de cien por ciento respecto a las últimas elecciones – de 334,558 a 717,579. Sin embargo al concluir la campaña electoral el número total de votantes que participaron fue únicamente tres puntos porcentuales mayor respecto al de las elecciones pasadas, aumentando de 74% a 77%.

Dicho porcentaje es uno de los índices de participación electoral más bajos en la historia de este país. Nuevamente el electorado no se sintió representado por ninguna de las dos principales opciones políticas existentes.

En especial los inmigrantes no se sintieron representados por ningún partido político. A pesar de que 1 de 4 habitantes de dicho país nació en el extranjero, estos han expresado en diversos foros públicos sentirse ignorados por los participantes en la contienda electoral. “The Migrant Action Trust” aseguró que a pesar que Nueva Zelanda es el hogar de 180 grupos étnicos sus preocupaciones han sido invisibles en esta campaña electoral. No es de extrañarse que tan solo 40% de los nuevos inmigrantes haya participado en las elecciones.

Los resultados electorales arrojaron una victoria histórica para el Partido Nacional. En el recuento final aseguraron el 48% de votos contra solo 25% por parte del Partido Laborista. Es importante recalcar dos puntos al respecto, por un lado esta es la victoria más contundente que cualquier partido político haya obtenido desde que Nueva Zelanda cambió sus sistema electoral a uno de representación proporcional en 1996. Y por otro este es el resultado histórico más bajo obtenido por el Partido Laborista desde 1922.

No solamente John Key logró asegurar un tercer mandato, sino que su partido también aseguró más de la mitad de escaños del parlamento a través de obtener la mayor parte de “votos de partido”. Esta cómoda victoria le permite gobernar solo sin la necesidad de aliarse a ninguno de los partidos minoritarios.

Bajo el sistema de representación proporcional neo zelandés el “voto de partido” es más importante que la elección del Primer Ministro como tal, ya que es el parlamento quien define el rumbo de la nación. Sus miembros son elegidos a través de un sistema proporcional de votos emitidos por parte del electorado a través del “voto de partido”.

 La alianza Internet-MANA

nz4El resultado electoral fue catastrófico para dicha alianza política de izquierda. Ninguno de los candidatos de la misma logró obtener un puesto de elección popular. El líder de dicha alianza -Hone Harawira- intentó reelegirse pero perdió en una elección cerrada en Te Tai Tokerau contra Kelvin Davis, el candidato del Partido Laborista. Hone Harawira era el favorito para lograr la victoria, pero fue derrotado después de que los dos principales partidos políticos de Nueva Zelanda unieran fuerzas para derrotarlo. Días antes de las elecciones el actual primer ministro y líder del Partido Nacional solicitó a sus simpatizantes votar por el candidato del Partido Laborista con la finalidad de impedir que Hone Harawira volviese nuevamente a triunfar en Te Tai Tokerau.

Respecto al “voto de partido” el sistema electoral neo zelandés exige a los partidos políticos obtener un mínimo de 5% de dichos votos o en su caso obtener un puesto de elección popular. Sin embargo Internet-MANA logró obtener tan solo el 1.26% del “voto de partido” y ninguno de sus candidatos logró obtener una candidatura. Su líder y virtual ganador previo a los comicios en Te Tai Tokerau fue derrotado gracias a la alianza entre el Partido Laborista y el Partido Nacional antes mencionada, provocando que el 1.26% de votos de partido que la alianza Internet-MANA obtuvo no se reflejaran de manera proporcional en el parlamento.

Kim Dotcom, el veneno responsable de la derrota

nz5Los partidos políticos adversos al gobierno del actual mandatario no dudan en culpar a Kim Dotcom como el responsable de la victoria histórica del Partido Nacional.

Cuestionado al respecto el líder del Partido Laborista afirmó que Kim Dotcom definitivamente daño a la izquierda parlamentaria de su país. Condeno el hecho que Dotcom                    haya               decidido incursionar en la política de Nueva Zelanda con 4 millones de dólares para terminar provocando que su alianza perdiera el único escaño en el parlamento que ya tenía en su poder, así como terminar dañando a la izquierda neo zelandesa en su conjunto. Cunliffe consideró que esta situación hizo la vida más difícil para su Partido Laborista y para el Partido Verde.

Por parte de la alianza Internet-MANA, la líder del Partido de Internet Laila Harre admitió que la alianza cometió un error al no haberse distanciando del oligarca alemán. Laila admitió haber subestimado la agresividad con la que la alianza Internet-MANA sería tratada por su asociación con Kim Dotcom.

El mismo Dotcom al darse a conocer los resultados asumió públicamente ser el único responsable de la derrota electoral:

“Lo lamento profundamente.

Perdimos esta noche, pero no perdimos por culpa de nuestra dirigencia, -tuvimos una gran dirigencia. No perdimos por culpa de nuestra campaña -tuvimos una gran campaña. No perdimos por nuestra visión, tenemos una gran visión.

Tengo que admitir que perdimos por mi culpa. Asumo toda la responsabilidad por la derrota de esta noche, porque la marca Kim Dotcom resultó un veneno para lo que tratábamos de conseguir; antes no lo veía, y solo lo he comprendido las dos últimas semanas.”.

También se disculpó con Hone Harawira y el partido MANA, así como con las comunidades indígena maoríes porque su voz ya no estaría representada en el parlamento.

La alianza daño mucho al partido de izquierda MANA porque Kim Dotcom fue enemigo no solo de la derecha sino también de la izquierda. La alianza fue desacreditada desde sus inicios por razones legítimas desde sectores progresistas, lo que provocó que una vez formalizada varios miembros de MANA decidiésemos abandonar la militancia en el partido, entre ellos Sue Bradford, una de sus fundadoras.

Dotcom no solamente es un empresario misógino, sexista, racista y xenófobo, sino que también ha recibido fuertes criticas por explotar y abusar de los trabajadores inmigrantes que trabajan para él. Cuestionado  en una entrevista televisiva Dotcom admitió gritarles de vez en cuando a sus trabajadores, así como haber despedido al menos a uno de ellos sin haber seguido el protocolo que estipula la ley laboral vigente en Nueva Zelanda. A su defensa Dotcom dijo desconocer la ley laboral de Nueva Zelanda y reconoció que debió haber procedido de manera distinta.

Hay que recordar que la participación de Kim Dotcom en la política no es algo nuevo. Hace 4 años Dotcom realizó dos donaciones de 25,000 dólares cada una para la campaña electoral del abanderado del partido ACT – John Banks- por la alcaldía de la ciudad de Auckland. ACT es un partido de extrema derecha económica.

Perspectivas políticas

nz3

La perspectiva para el movimiento de izquierda en Nueva Zelanda es difícil. Habrá que esperar y ver si MANA rompe la alianza con Kim Dotcom y el Partido de Internet. Por otro lado Kim Dotcom enfrentará un juicio de extradición en abril del próximo año después de haber gastado cuatro millones de dólares en esta campaña electoral y haber perdido el único puesto parlamentario con el que su alianza ya contaba en su poder.

Independientemente del resultado de las elecciones parlamentarias, la realidad es que MANA es un movimiento social desde abajo forjado en las lucha de clases. Los activistas jóvenes y veteranos de MANA seguirán luchando día a día en las diversas batallas callejeras libradas por educación pública y gratuita, vivienda social, fortalecimiento de programas sociales, dignificación indígena, etc.

Es precisamente en las calles y en la construcción del poder popular donde reside la verdadera democracia, no a través de representantes elegidos a través de las vías “democráticas” impuestas por las élites pakeha neo zelandesas.  Es ahí donde radica la fuerza de MANA, en la movilización y construcción de la organización popular necesaria para lograr poner de rodillas a las élites económicas representadas por el Partido Nacional y el Partido Laborista que tienen sometidos a los habitantes de este país.

Auckland, Nueva Zelanda. Lunes 22 de Septiembre, 2014.

Christian Cebolledo

svg

What do you think?

It is nice to know your opinion. Leave a comment.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading
svg

Quick Navigation

  • 1

    Victoria histórica de la derecha en las elecciones en Aotearoa, Nueva Zelanda, Kim Dotcom el responsable.

A %d blogueros les gusta esto: