Now Reading: Y SE HIZO LA LUZ: los lentes maestros del cine mexicano

Loading
27 junio, / Kinotecnia

Y SE HIZO LA LUZ: los lentes maestros del cine mexicano

svg62
Hablar de buen cine es hablar de grandes directores, de grandes actores, de magníficos guiones, adaptaciones o de cuán grande ha sido la banda sonora. Sin embargo, a veces no le damos el mérito debido a quien está detrás de la fotografía del film; es por eso que en este ciclo Kinotecnia cineclub se enfoca en la apreciación de los grandes trabajos de los cinefotógrafos más reconocidos del cine mexicano.
La fotografía de una película va más allá de lo que podríamos imaginar con tan sólo escuchar dicho término; el papel de un buen cinefotógrafo es fundamental en la realización de cualquier film, ya que su trabajo se liga estrechamente a la visión artística del director. Esta emulsión de visiones se ve reflejada en la iluminación, en la óptica, en el encuadre de cada uno de los planos filmados, etcétera, que al final resulta en lo que hace degustar con los ojos este tan amado séptimo arte.
Hacer un ciclo dedicado a los grandes cinefotógrafos mexicanos es algo sumamente emocionante pero a la vez complejo: habiendo tantos cinefotógrafos que hicieron grandes obras cinematográficas, cómo elegir en un ciclo de sólo cinco sesiones lo más representativo de la cinefotografía en México, cómo lograrlo si hay grandes nombres, como Gabriel Figueroa, Rosalio Solano, José Ortiz Ramos, Celiana Cárdenas, Rodrigo Prieto, Manuel Álvarez Bravo, Rubén Gamez, Guillermo Navarro, Tania Villareal, Ángel Goded, María Secco, Sergio Vejar, Rafael Corkidi, Arturo de la Rosa, Jorge Stahl, Gabriel Beristaín o Emmanuel Lubezki.
Hacemos mención de todos ellos porque sus aportes han llevado a la cinematografía mexicana a elevados niveles. Al final no había de otra, había que elegir cinco películas en las que la gente pudiera observar el resultado de algunas de las duplas director-cinefotógrafo que trajeron a nuestro cine grandes obras de arte. Hablamos de Gabriel Figueroa, José Ortiz Ramos, Alex Philips, Ángel Goded y Guillermo Navarro. Decidimos hacerlo de manera cronológica para observar los cambios de la cinematografía mexicana a través del tiempo.

Gabriel Figueroa en su larga carrera cuenta con más de 200 títulos, en los que dirigió y codirigió. Con su trabajo como cinefotógrafo, ayudó a definir la mexicanidad después de la Revolución mexicana, ilustró a la patria, estableció ciertos tópicos de lo mexicano y los llevó a la pantalla grande. Figueroa influyó en otros cineastas (una mención notable es Emilio “El indio” Fernández) y retomó la obra de Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco para crear su propio sello visual.

José Ortiz Ramos se convirtió, al igual que Figueroa, en un colaborador habitual de la cinematografía mexicana también con más de 200 títulos en su carrera. Ortiz Ramos participo en la generación de nuevos directores mexicanos de los años setenta y le dio un nuevo look al cine de nuestro país.

A pesar de no ser mexicano, la carrera y obra de Alex Philips —mejor conocido como “el mago de la lente” y ganador dos veces del premio Ariel— se desarrollaron aquí en nuestro país. Philips dirigió la fotografía de la primera película sonora en la historia del cine mexicano (Santa, 1932) y participó en más de 200 películas. Un dato notable: fue maestro de Gabriel Figueroa.

Ángel Goded empezó su carrera con una lista considerable de cortometrajes y saltó a la fama en 1983 cuando fue nominado al Ariel por su trabajo en Nocaut (1983). Goded participó en más de 50 títulos y fue considerado como uno de los mejores cinefotógrafos de la oleada del nuevo cine mexicano de los años setenta

Guillermo Navarro, ganador de un Oscar, un Ariel y un Goya, es considerado uno de los más notables cinefotógrafos de la era contemporánea gracias a su técnica sofisticada y su estilo único de fotografía. Ha realizado su trabajo tanto en México como en el extranjero y su nombre es sinónimo de grandes trabajos en grandes filmes.

En este ciclo, la degustación fílmica será formidable. Empezaremos con el drama Rio Escondido (1947), fotografiada por Gabriel Figueroa; le sigue la comedia dramática Esquina bajan (1948), servida por José Ortiz Ramos; pasamos al envolvente thriller En la palma de tu mano (1950), cortesía de Alex Philips; después, daremos un salto hasta 1983 con la acción de Nocaut,  cuya fotografía se la debemos a Ángel Goded; terminamos con la fantasía y terror de Cronos (1992), un plato de Guillermo Navarro.

Los esperamos todos los jueves de agosto a las 18 horas en el Teatro del Pueblo. Entrada libre.

1 de agosto
18 horas.
RÍO ESCONDIDO
Dir. Emilio Fernández
Fotografía: Gabriel Figueroa
México, 1948, 110 min.

8 de agosto
18 horas.
ESQUINA BAJAN
Dir. Alejandro Galindo
Fotografía: José Ortiz Ramos
México, 1948, 115 min.
15 de agosto

18 horas.
EN LA PALMA DE TU MANO

Dir. Roberto Gavaldón
Fotografía: Alex Phillips
México, 1951, 90 mins.

22 de agosto
18 horas.
NOCAUT
Dir. José Luis García Agraz
Fotografía: Ángel Goded
México, 1983, 110 min.
29 de agosto
18 horas.

CRONOS (La invención de Cronos)
Dir. Guillermo del Toro
Fotografía: Guillermo Navarro
México, 1992, 92 min.

Teatro del Pueblo. República de Venezuela 72, colonia Centro. Entre El Carmen y Rodríguez Puebla. Estación de Metrobús Teatro del Pueblo (Línea 4, Ruta norte)

 

svg

What do you think?

It is nice to know your opinion. Leave a comment.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading
svg

Quick Navigation

  • 1

    Y SE HIZO LA LUZ: los lentes maestros del cine mexicano

A %d blogueros les gusta esto: