Now Reading: Well, we all shine on, like the moon, like the stars, like the sun, so imagine.

Loading

W

8 diciembre, / _Sandredg

Well, we all shine on, like the moon, like the stars, like the sun, so imagine.

svg23

 

“People say i’m crazy doing what I’m doing, well they give me all kinds of warnings to save me from ruin, when i say that i’m ok, well they look at me kind of strange, surely you’re not happy now you no”

 

[dropcap]I[/dropcap]magina que no estás detrás de esa computadora leyendo esto. Imagina que estás haciendo lo que más querías y no lo que haces ahora. Si eres de los afortunados que aman su trabajo y no se ven haciendo otra cosa, ¡Felicidades!

Imagina que no sufres el estrés de un jefe que te está presionando cada día 15 o 30 del mes para que entregues tal reporte.

Imagina que puedes llegar a tu empleo puntualmente sin tener que levantarte a las 5 am.

Imagina que te topas la mirada más bonita que hayas visto en tu espera por el autobús mientras estás sentado en una banca viendo nubes borrego desfilar en el cielo, cuando te propones leer siquiera 20 páginas de ese libro con el que llevas más de 3 semanas.

Imagina que no hay gente en las calles pidiendo dinero para comer y por lo mismo, no te hace sentir tan mierda al momento de decir que no tienes cambio cuando al siguiente puesto lo único que haces es comprar alguna fritura para matar el hambre y el tiempo.

Imagina que las rivalidades laborales no existen, que la gente se ve como compañeros y no como competencia.

Imagina que en un mundo paralelo estás tú, a tus veintitantos años, quizá más de treinta, llevando a una niña llamada Fátima en su carreola y a otro llamado Mateo de la mano, a tu lado camina una mujer no sexy, bonita, llevando un labrador negro  por el parque. Ese, tu mundo alterno.

Imagina que tienes un estudio de grabación en el cerebro con las consolas más sofisticadas que te permiten guardar cada melodía que comienzas a tararear mientras haces nada.

Imagina que tienes una cámara digital insertada en la mirada y puedes conservar todas las imágenes que sientas que te marquen, al igual, desechar las que no te sirven.

Imagina que las brechas generacionales no existen, que tú y tus padres pueden ser los mejores amigos. Ir a conciertos, escuchar la misma música, emborracharse, ver películas juntos, reírse cuando a alguno de ellos se le cae la dentadura o cuando babeas al momento de reír. Un abrazo del verdadero héroe de la clase trabajadora, por el que ahora tienes todo. “Mamma don’t go, daddy come home”.

Imagina que tu infancia no se fue y está guardada en el cajón que ya no abres porque ahí guardas, estúpidamente, lo que te recuerda a alguien para quien alguna vez fuiste importante. Debajo de todas esas cartas, fotografías, discos y demás nimiedades, te encuentras tú y todo lo que fuiste, y aunque la mayoría de las veces lo olvidas, lo sigues siendo, estás tú cuando sonreías sin pensar en el futuro, porque para ti el futuro sólo existía en la gramática que te enseñaba tu maestro de español.

Imagina que no te importa el qué dirán: el cuánto ganas, el si ya te casaste, el si sigues o no con aquel, el si has cambiado de coche, el si al fin vives solo y todas esas idioteces que la gente pregunta cuando tiene tiempo sin verte.

Imagina las estrellas titilando mientras tienes los audífonos puestos y van al son de la canción que escuchas. Si sabes de notas, puedes distinguir un “do” sostenido o un “sol” bemol, un acorde, una media o lo que mejor te acomode si es que quisieras hacerle algún ajuste a lo que suena en tu cabeza.

“Imagina que no hay por qué matar o morir, ni religión, imagina a la gente viviendo en paz. Sí, podrás decir que soy un soñador, pero no soy el único, espero algún día te nos unas y el mundo sea uno mismo”

Imagina todo, dicen que si es “soñable”, es posible.

Alucina, proyecta, crea escenarios en tu mente, crea bosques de tu mente, come lobos y caperuzas, come cazadores y caminos erróneos, come abuelas y panqués, cómete al mundo. Al final de cuentas, es tuyo.

Imagina que no leíste nada, que sólo eres un loco que creyó haberse trasladado a lo que pensó haber leído. No es tu imaginación, es lo que quisieras que fuera.

 

 

Hay quien nació y murió para deja huella, esos que pasan por cemento fresco y no puede ser borrada su pisada a menos que otra se encargue de cubrirla. Hay quienes heredan música y, aún muriendo, sus sonidos siguen vivos sin ser escuchados, la memoria es el reproductor más efectivo, ya lo conocimos y es imposible olvidarlo. Así es.

 

Imaginen, imaginen mucho, imaginen siempre. Yo sólo soy un jealous guy porque ustedes sueñan más fácilmente.

 

“I’m just sitting here, watching the wheels go round and around, i really love to watch them roll”

 

P.D. Pórtate bien, The Instant Karma’s gonna get you.

 

Y aquí un presente de la que escribe en colaboración de muchos que aportaron también:

 

[button link="http://www.mediafire.com/?3krv8ykp978jdmt"]Lennon[/button]

 

 

svg

What do you think?

It is nice to know your opinion. Leave a comment.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading
svg

Quick Navigation

  • 1

    Well, we all shine on, like the moon, like the stars, like the sun, so imagine.

A %d blogueros les gusta esto: