Now Reading: Take a little trip, and see….

Loading

T

21 diciembre, / _Sandredg

Take a little trip, and see….

svg19

Low rider drives a little slower…

[dropcap_2] Y [/dropcap_2]  no pudo conducir más despacio porque ella vivía así, rápido y sin miedo a lo que viniera. Le gustaba esa cosa extraña llamada vida. Y siempre con esa sonrisa perfecta que la vida le dio. Y le gustaba carcajearse y hacer mofa de los demás, aguantando las reciprocidades. Y bailar, le encantaba bailar. [quote_left] Nuestra historia es tan extraña como tonta, pero se convirtió en historia que es lo que importa. [/quote_left]

Fuimos juntas a Bachilleres y nunca hablamos, no sé si era una cosa de egos de pubertas, de esas situaciones que pasan cuando algunas personas parecen ser del mismo corte que terminan viéndose como competencia manejándose entre la misma gente, cosas estúpidas, cosas de adolescentes. Entramos a la Universidad, egresamos y coincidimos por las glorias tecnológicas. Eran tiempos de Myspace cuando un día me encontré un perfil que llamó mi atención por su diseño, sus gustos, sus fotos y porque en su reproductor sonaba “Low Rider” de War, desde ahí relacioné esa canción con ella y se convirtió en suya. Entonces vimos que el tiempo nos cambió demasiado y nos hizo compatibles en casi todo. Entró Facebook y comenzamos a conocernos mejor a través de eso, sin interactuar mutuamente, sólo por enlaces, noticias, más fotos, estatus, etc. Un día en que yo sentí el agua al cuello (Agosto 2010), escribí algo donde decía que necesitaba salir de lo mío siquiera por unos días, sin haberme hablado después de 12 años de conocernos, me ofreció su casa, acepté e incluso fue por mi para que no me sintiera perdida. Sin nunca habernos hablado, llegó por mi a la Central del Norte, iba de vestir con sus tacones en el bolso porque venía de una entrevista de trabajo, en aquel entonces recién había terminado su Maestría en Artes y buscaba empleo, no hubo algún silencio incómodo en todo el trayecto, menos en toda mi estadía.

Me llevó a su casa, me presentó con sus amigos y me hizo sentir parte de. Mi estancia sería de 4 días pero una noticia en mi lugar me obligó a quedarme más tiempo mientras las cosas se tranquilizaban, se prolongó a 2 semanas. Fue la única que supo qué pasaba, siempre sensata y con algo qué decir, estuvo conmigo y fue mi compañía los días en que nunca sentí tanto querer estar en casa. Sin conocerme, me vio llorar, supe que ya algo nos había vinculado. Trataba de distraerme andando por DF en metro, camión, taxi, caminando, quería que conociera y que olvidara lo que pasaba en mi pueblo.[quote_right] Gracias a ella puedo decir que amo al Distrito. [/quote_right] Yo lloraba y ella escuchaba, un día abrió su coraza y platicamos hasta las 6 am, lo suficiente para aparte de agradecerle, admirarle, me dio su confianza y será algo que guardaré hasta donde vaya, se derrumbó la barrera de los 12 años. No fueron días feos, lo que le sigue, ¿han visto Vendetta?, cuando alcanzas un nivel de miedo donde ya no crees sentir más, todo es aprendizaje.

Al pasar los días decidí vivir como iba, a ella le gustaba la idea de tener compañía con la que sentía empatía. Conocí la música de Carla Morrison en una borrachera estilo mujeres dolidas, aunque no tuviéramos motivo. Me llevó a conocer museos, bibliotecas, tianguis, bares, parques, CU, cafés, e intentó hacerme que aprendiera las líneas del metro, nunca lo logró, me hizo enamorarme de la ciudad y de su gente de la cual muchos tienen una idea mal concebida, bailamos como perras en crack cuando fuimos al Cultural España después de ver una expo de foto. Se esmeró porque yo hiciera a un lado lo que cargaba y lo logró. Todo lo que no reí en una semana, salió en una noche.

Volví con miedo pero bien.

Volvió enferma sin saber de qué, en Diciembre celebró su cumpleaños en mi espacio, la pasamos bien. Tiempo después, lo que le trataron como colitis cuando fui a visitarla, se convirtió en un estrujante monstruo que después de casi un año y con la fuerza inconcebible de una persona tan pequeña, el monstruo la descansó. Hoy ya no pregunto el porqué. Te hablo de héroes que tienen como virtud dejar bofetadas con guante blanco a cuanta persona pasa por ellos, de gente que no deja de luchar pero hay un momento donde se necesita descansar y ella lo merecía después de casi un año.

Cualquiera diría que nos faltaron días. Pero ella pasó como un remolino: rápido, intenso, fuerte, nunca se limitó y con su pie pequeñito, dejó una huella bien hecha. No conozco a nadie que tenga una mala impresión suya, si así fue, perdió tiempo para conocerla, hoy es tarde, “maybe in another life, when we are both cats”.

“Take a little trip, take a little trip, and see….”

Toma este pequeño viaje, ese que nos faltó hacer por carretera, puedes hacerlo hasta donde quieras. Toma ese pequeño viaje y mira… Mira como nos dejas, con las palmas de las manos enrojecidas de tanto aplaudir a tu causa, nunca será suficiente.

¿Tú, persona sana, te has imaginado con qué canción se te recordaría?

Take a little trip, que para allá vamos. Descansa.

svg

What do you think?

It is nice to know your opinion. Leave a comment.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading
svg

Quick Navigation

  • 1

    Take a little trip, and see….

A %d blogueros les gusta esto: