Loading
7 noviembre, / _Sandredg

Desde aquí…

svg21

Desde aquí todo luce diferente…

Es otra perspectiva, otro sentir, otros sabores y hasta olores diferentes. Hace frío y a veces llueve, otras pocas hace calor donde parece que el demonio está jugando a freír nuestros cuerpos. Estamos en noviembre apenas, a mes y medio de que comience el invierno y ya se puede ver gente con gorros, bufandas y guantes con dedos rotos. También empiezan a notarse los semblantes de aquellos a los que no les gustan las fiestas decembrinas, me incluyo, no sé si sea porque la soledad pega más duro, porque la diferencia de clases se acentúa o porque a muchos no nos gusta toda la parafernalia que se hace alrededor de esa fecha. Podría puntuar más de veinte razones pero no es el caso.

Desde que tenía ocho años empecé a notar que no toda la gente tenía lo mismo, materialmente hablando. Fue ahí cuando empecé a aborrecer esta temporada. Luego, como buena fémina, comencé a adorar la estación del año que se avecina sólo por la elegancia que implica el haber llegado a ella: los colores, las texturas, las telas, el calzado alto, los abrigos y demás banalidades que a muchas nos sacan de nuestras casillas.

No sé cómo parezca todo desde allá, donde estás tú, espero no sea el mismo panorama que yo veo, porque siendo sinceros no me gusta. En mi huso horario veo que la gente que más quiero no está pasando por buenos momentos, entonces busco culpar a la rotación terrestre, al movimiento lunar, al cambio climático o a Dios, si es que existe alguno, porque no encuentro explicación para que estén padeciendo ciertas cosas que creo no se merecen. Quiero pensar que ahí, donde tú estás leyendo, todo es diferente; que quizá también haga frío pero la gente no está sola y se abraza para ignorar el clima, que no hay caras largas, que la gente está emocionada por las fechas venideras y que las familias han arreglado los desacuerdos que han sido generados por cosas estúpidas, que es por lo que regularmente se originan.

“Do I stay or run away and leave it all behind?”

Estoy lejos de todo y cerca de mucho también, no sé si sea el círculo en el que me muevo el que se esté pudriendo o simplemente una casualidad de que todo esté recayendo aquí. Pero no todo es malo, al contrario de lo que podría pensarse, aunque no he tenido la mejor suerte en más de cinco aspectos. Estoy contenta, no escribo porque me estanqué en un charco de lodo  y como no sé nadar bien, decidí quedarme ahí por algunos meses, el fango usado a nuestro favor logra una piel hermosa y tersa, mucha falta que me hacía desde que mudé de piel, el veneno se quedó pero no es notorio mientras no articule palabra.

Aquí todo mal, sí, pero nada que no se pueda resolver con el tiempo; el punto es reconocer que allá, contigo, las cosas van de maravilla. Que parece que la magia está con ustedes, o algo en lo que quieran creer, algo, lo que sea, que está provocando que todo tome un cauce que los está llevando a donde deberían estar desde hace mucho tiempo. Sembraron un árbol hace tantos años, lo dejaron olvidado y de repente creció, dio frutos y ya los veo en el mercado ofertando lo que recogieron. Contenta es poco, es algo tan extraño que sólo lo había sentido con la dopamina al cien por ciento, es una mezcla de orgullo, felicidad y de decir: “yo vi cómo le chingó ese tipo” que hace que me llene la boca y me sienta así como ahora.

Estoy quebrada pero no rota. Siempre he pensado que la vida es algo así como una rueda de la fortuna en la que a veces se está arriba y otras abajo, las metáforas sirven, quizá sólo como consuelo o como método de comprensión, da lo mismo.

Hoy estoy abajo y no es queja, nunca lo he hecho cuando me han tocado los tiempos gloriosos, sería hipócrita de mi parte hacerlo ahora que me toca estar del otro lado. Es tiempo de valorar y de aprender, deduzco que va implícito el madurar también. Hoy todo lo bueno es tuyo, y yo desde la barrera vitoreo tu nombre porque sé que ya es tu tiempo de estar en la cima, no sé por cuánto tiempo pero es momento de disfrutar. Así como yo espero lo mismo cuando me toque ver la feria desde muchos metros de altura.

 

 It’s times like these you learn to live again, it’s times like these you give and give again, it’s times like these you learn to love again.

 

 

 

Un consejo: procura no escupir cuando estés arriba, nunca sabes cuando vas a bajar y el otro pueda portarse igual de mierda que tú.

También procura vivir. Ocuparte y no preocuparte, tal vez te sirva.

svg

What do you think?

It is nice to know your opinion. Leave a comment.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading
svg

Quick Navigation

  • 1

    Desde aquí…

A %d blogueros les gusta esto: